Evita el resfriado

Mitos y verdades sobre el resfriado. Cómo evitar un resfriado y proteger a los demás.

30/03/2020
Sobre el resfriado
Mitos y verdades sobre el resfriado. Cómo evitar un resfriado y proteger a los demás.

Si sales a la calle en invierno con el pelo mojado, después de un par de semanas sin tomar zumo de naranja y yendo todos los días en transporte público, te pillas un resfriado seguro. ¿O no? 

La sabiduría popular puede ser de mucha ayuda, pero no está basada en datos científicos. A lo largo de nuestra vida hemos oído infinidad de afirmaciones y remedios para el resfriado. ¿Cuáles son ciertos? Sigue leyendo y descubre en qué consejos tenía razón tu abuela. 

 1. El frío resfría 

La propia etimología de la palabra es engañosa, su origen está en el término latino ex frigidare, que significa enfriar. Pero aunque los resfriados tienen relación con las estaciones frías, su fuente no es la temperatura en sí. La única causa de un resfriado es la presencia del virus que lo transmite. El más común es el Rhinovirus, que se contagia por secreciones, aire cercano a personas afectadas o contacto con superficies contaminadas. Y aunque hay hipótesis que afirman que las bajas temperaturas son más favorables para que este virus aguante mejor fuera del organismo, aún no están confirmadas. 

El hecho de que los virus que provocan el resfriado y la gripe tengan mayor presencia en invierno se asocia a que las bajas temperaturas generan circunstancias que favorecen el contagio (concentración en espacios cerrados, apertura de centros escolares, etc). Además, la humedad es un factor importante. La sequedad propia de algunos climas fríos reseca la mucosidad de la nariz, la barrera que nos protege de los gérmenes que inhalamos. 

 2. Con catarro, nada de deporte 

Es un mito con parte de una realidad. El resfriado común hace que baje el rendimiento de nuestros músculos y estemos más cansados, pero no tiene por qué impedirnos hacer deporte . De hecho, el ejercicio físico puede tener efectos beneficiosos para nuestro cuerpo: nos permite llenarnos de energía y abrir nuestras vías respiratorias. El ejercicio moderado puede ser una buena forma de superar un resfriado siempre que nuestros síntomas no sean muy intensos. 

3. El resfriado se cura con antibióticos 

Esta es una creencia inútil y peligrosa. Los resfriados son efecto de la presencia de un virus en nuestro organismo, y los antibióticos sólo son eficaces contra las bacterias. Además de que no nos ayudan a curar ni a evitar un resfriado, pueden volverse en nuestra contra, ya que un abuso de antibióticos conduce al desarrollo de bacterias resistentes, más difíciles de tratar. 

 4. La fiebre se suda 

Un mito que parte de una realidad. El sudor es una reacción natural de nuestro cuerpo que tiene el objetivo de regular la temperatura corporal durante un periodo febril. Si tenemos fiebre como síntoma de un resfriado o gripe es bueno sudar, pero abrigarnos en exceso buscando aumentar la sudoración es una actuación equivocada. Un remedio recomendable si tenemos fiebre es tomar baños de agua tibia. 

5. El zumo de naranja cura el resfriado 

Es uno de los remedios para el resfriado más universales, por eso la ciencia ha estado años tratando de comprobarlo. La OCU afirma que no existe ningún estudio científico concluyente que demuestre que la ingesta de vitamina C esté relacionada con la prevención o cura del resfriado. De todas formas, hay otros alimentos que han resultado ser más eficaces en el tratamiento de los síntomas de un catarro . El caldo de pollo, por ejemplo, contiene vitaminas y nutrientes; y desde luego, rehidrata, calienta y reconforta. 

6. Estoy resfriado = tengo gripe 

Un mito como una casa. Aunque ambas afecciones están causadas por virus y comparten algunos de sus síntomas, son enfermedades distintas que requieren cuidados diferentes. El origen de la gripe es el virus “Influenza”. Puede aparecer súbitamente y provocar síntomas que duren entre una y dos semanas, más intensos que los del resfriado común: fiebre alta, escalofríos o fatiga, entre otros. En cambio, el resfriado aparece de forma gradual, por eso es posible frenarlo con productos que ataquen a los virus en la fase de incubación. 

7. Puedes coger un resfriado en el transporte público 

Como hemos dicho, el contacto con una superficie contaminada es una de las formas por las que se puede contraer el virus que provoca el resfriado. Los transportes públicos, al ser ambientes cerrados, pueden favorecer estas situaciones. Si una persona estornuda o tose de manera incorrecta (sin taparse con un pañuelo o el brazo), las partículas del virus pueden llegar a parar a barandillas, cristales y botones. Cuando otra persona entra en contacto con estas superficies y se lleva la mano a la cara es posible el contagio. Aún así, no debemos dejar de utilizar el transporte público para evitar un resfriado. Podemos librarnos de él siguiendo diferentes pautas de prevención

FacebookTwitterEmailWhatsApp
También te puede interesar