Evita el resfriado

Es invierno, llega el frío… ¿te librarás del resfriado?

12/01/2018
Sobre el resfriado
resfriado en invierno

Ese binomio de frío y resfriado suele amenazarnos todos los años cuando el tiempo nos obliga a abrir el armario para coger el abrigo. Nos atreveríamos a decir que es algo casi matemático: cuando el frío llega, se suele producir una ola de resfriados en tu entorno más próximo o, incluso, puede que tú padezcas algún molesto episodio.

Pero ¿realmente el frío causa el resfriado?

Es cierto que el resfriado común se relaciona con los cambios de temperatura. Sin embargo, no es consecuencia directa del frío. El causante del resfriado común es la infección de un virus, para protegerse de la cual nuestro cuerpo inicia una serie de reacciones que varían según la temperatura exterior por la regulación de la temperatura corporal.

Existe evidencia que relaciona la bajada de las temperaturas con un aumento del riesgo de cambios en nuestro sistema inmune que pueden estar relacionados con el incremento de las probabilidades de padecer un resfriado común.

El catarro y las estaciones

En las regiones de temperaturas templadas existen verdaderas epidemias de resfriados cada año que se repiten según la estación. Así pues, encontramos que en el hemisferio norte los resfriados aumentan de noviembre a marzo, mientras que en el hemisferio sur se dan desde finales de mayo hasta septiembre.

Los factores ambientales, incluidas la humedad relativa, la temperatura y la radiación ultravioleta, pueden estar implicados en el resfriado común. Así, un porcentaje de humedad bajo producido por la calefacción interior y las bajas temperaturas, características del invierno, favorecen la propagación del virus de la gripe. Por tanto, aumentar la humedad del ambiente mediante humidificadores y ajustar la temperatura son acciones que pueden ayudar a prevenir la incidencia del resfriado común tanto en el trabajo como en casa.

Virus y frío

El frío no causa el resfriado, aunque pueda parecerlo. En realidad, el resfriado está causado por un virus (el más común es el rinovirus). Podríamos pensar que el frío elimina la mayoría de los microorganismos, y es cierto; de hecho, los virus sobreviven muy poco tiempo. Pero, al entrar en nuestro cuerpo, la temperatura aumenta y encuentran en las fosas nasales y en la garganta un nivel de humedad idóneo para desarrollarse en las mucosas.

¿Por qué? El virus del resfriado común consigue multiplicarse y colonizar las fosas nasales o la garganta por su fácil entrada mediante las gotas de saliva que respiramos al hablar o al interactuar con otra persona. Así es como suele contagiarse el resfriado.

Por otro lado, aunque el frío no sea el causante del catarro, sí puede disminuir la capacidad de nuestro organismo para defenderse de los microorganismos que quieran colonizarnos (los virus) y por ello es un factor que hay que tener en cuenta. Además, cuando hace frío tendemos a pasar más tiempo en espacios cerrados, en los que los virus se propagan con más facilidad, y por tanto la posibilidad de contagiarse del catarro es más elevada. Utilizar productos que ayuden a acortar el resfriado.

FacebookTwitterEmailWhatsApp
También te puede interesar