Evita el resfriado

¿Qué és la tos? ¿Cómo la podemos prevenir y tratar?

26/06/2018
Síntomas
Cómo podemos prevenir y tratar la tos

Uno de los síntomas del resfriado más molestos es la tos, especialmente cuando es nocturna y no nos deja descansar. La mayoría de las patologías relacionadas con el tracto respiratorio superior provocan un reflejo del organismo que no es otro que la típica tos.

¿Qué es la tos?

La tos es un acto o maniobra respiratoria brusca que suele ser refleja, pero que también puede provocarse voluntariamente. El organismo utiliza el reflejo de la tos para ocasionar la salida de aire a gran velocidad y presión, y así arrastrar el exceso de moco o cualquier sustancia o partícula extraña del tracto respiratorio inferior (desde la tráquea hasta los bronquios).

La función principal de la tos es eliminar el material presente en las vías respiratorias para mantener las vías de conexión hacia los pulmones lo más libres posible. Por tanto, toser nos defiende y protege nuestras vías respiratorias para que, al dejarlas limpias, podamos respirar mejor y de forma más eficiente.

¿Cómo se produce la tos?

La tos es un mecanismo de defensa. Por ello es muy importante conocer cómo logra el organismo saber que debe utilizar este reflejo para protegerse del resfriado.

La regulación del mecanismo de acción de la tos está mediada por diferentes receptores nerviosos específicos1, localizados en la garganta, la nariz y las vías respiratorias en general.

¿Para qué sirve la tos?

La función principal de la tos es conseguir que las vías respiratorias estén completamente despejadas y limpias. No obstante, no deja de ser un síntoma de una infinidad de patologías respiratorias, como el resfriado común, las alergias, la gripe o la inflamación de las vías respiratorias (faringitis, laringitis, bronquitis) o de los pulmones (neumonía, tuberculosis, tumores).

Puede ser tanto aguda como crónica, si se superan las ocho semanas de proceso2.

Tipos de tos

Básicamente podríamos diferenciar dos grandes grupos. Nos podemos encontrar, por un lado, con la tos irritativa o productiva, donde hay excreción de mucosidad acompañándola. En este tipo es muy importante facilitar la salida del moco para que no ocasione obstrucciones y se produzcan sobreinfecciones.

Por otro lado, está la tos seca o no productiva, que no se acompaña de mucosidad y cuyo tratamiento debe estar dirigido a paliar los síntomas de molestias y picor de garganta.

¿Cómo prevenir y tratar la tos?3:

  • Ingerir abundantes líquidos para la correcta hidratación del paciente. El agua es uno de los mucolíticos más eficaces.
  • Usar humidificadores para aumentar la humedad ambiental.
  • Evitar ambientes con exceso de polvo o de humo para disminuir la irritación de la mucosa respiratoria.
  • Ventilar adecuadamente las estancias.
  • Durante el descanso se recomienda una ligera elevación (que puede lograrse mediante el uso de almohadas) para facilitar la dinámica respiratoria.
  • Tomar medicamentos que ayudan para acortar el resfriado.

Bibliografía

1 Canning BJ, Chang AB, Bolser DC, Smith JA, Mazzone SB, McGarvey L. Anatomy and neurophysiology of cough: CHEST Guideline and Expert Panel Report. Chest. 2014;146(6):1633-48.

2 De Diego Damiá A, Plaza Moral V, Garrigues Gil V, Izquierdo Alonso JL, López Viña A, Mullol Miret J, et al. Tos crónica. Arch Bronconeumol. 2002 May;38(5):236-45.

3 Bonet R, Garrote A. Fiebre y tos. Aproximación desde la farmacia. Offarm 2009;28:33-7.

FacebookTwitterEmailWhatsApp
También te puede interesar